22/10/13

DESDOBLAMIENTO DEL TIEMPO

ARTÍCULO publicado en Abraxas Network



¿Y si fuéramos nosotros mismos quienes nos dejáramos  “señales” para elegir el camino correcto en nuestras vidas?

¿Y si fuéramos nosotros quienes nos enviáramos “pistas” para  vivir bien?

Solo tendríamos que estar atentos a estas señales o pistas y seguirlas.

Somos seres multidimensionales. Con ello quiero indicar que vivimos en varios planos o dimensiones a la vez, aunque a diferentes tiempos. Nuestros diferentes yoes están unidos unos a otros y evolucionan todos juntos.

Nuestro Yo Superior, Yo cuántico o “Doble” –como lo llama el físico francés Jean-Pierre Garnier Malet- investiga los diferentes futuribles (futuros potenciales que hemos creado nosotros mismos durante el día, con nuestros pensamientos), borra los no deseados y regresa al presente para vivirlos. Nos indica el camino a seguir mediante señales que se manifiestan como intuiciones, premoniciones o sueños, solo tenemos que estar atentos a ellas para elegir el camino correcto, el mejor camino para vivir bien.

En la película “PaychecK” con Ben Affleck y Uma Thurman entre otros actores, se nos muestra a un “viajero del tiempo” (Ben Affleck) quién después de averiguar lo que va a suceder en el futuro, regresa al presente, da la información que sus jefes necesitan conocer y a continuación le borran la memoria para que no recuerde nada de lo que ha visto. En uno de estos viajes al futuro observa su propia muerte por una trama manipuladora. Como sabe que al volver al presente le van a borrar la memoria, no le queda más remedio que dejarse “pistas” para que él mismo, desde el presente descubra lo que le tienen preparado y pueda salvarse, escogiendo el camino correcto.

A veces nos damos de bruces ante los mismos hechos. Caemos una y otra vez en el mismo error. Esto hace que nos planteemos si vamos por el camino correcto o si lo que hacemos es lo adecuado. Cuando hacemos lo correcto hay algo en nuestro interior que nos hace sentir bien. Cuando estamos alineados con nuestro “Doble”, aprendemos a seguir las señales y vemos las cosas desde otra óptica. Nos dejamos llevar por la vida, porque la vida está dirigida por él, ya que es él el que tiene que vivir la vida en presente.

Cuando las cosas se nos facilitan en la vida, avanzamos, cuando se nos presentan obstáculos, nos retiramos y así aprendemos a caminar por la vida paso a paso, observando las señales y estando en continua comunicación con nosotros mismos. De esta forma podemos avanzar con seguridad en nuestras vidas.

En los momentos actuales solo debemos estar atentos a las indicaciones de nuestro Yo más profundo, de nuestro Yo cuántico (yo superior o doble) ya que  él nos guía por el camino adecuado. Nadie más nos puede indicar. Es nuestra alineación personal con nosotros mismos la que nos muestra el camino correcto.

¿Cómo nos podemos poner conscientemente en contacto con nuestro Yo cuántico?

En el momento de ir a dormir, en el “adormecimiento”, hacemos un repaso del día, de todo lo que nos ha ocurrido y todo lo que tenemos que resolver. Cuando entramos en el sueño REM –sueño profundo que dura unos 120 min-, nos desdoblamos, nos proyectamos en el porvenir,  vamos a ver el futuro para arreglarlo, (nuestro Yo cuántico o “Doble” recoge toda esta información que le hemos dejado al hacer el repaso del día), soluciona o arregla los peligrosos futuros potenciales que hemos creado con nuestros pensamientos erróneos, borrándolos y regresa para vivir el presente. Este borrado se hace mediante las intuiciones a las que debemos estar atentos.

¿Cómo creamos nuestro futuro?

Con nuestros pensamientos. Con cada pensamiento que tenemos abrimos un “futurible”, un posible futuro potencial. De manera que si emitimos pensamientos negativos, creamos futuros potenciales negativos, pero si nuestros pensamientos son positivos, nuestro futuro así será. Cuando no podemos controlar nuestros pensamientos, nuestro futuro está totalmente descontrolado, nos encontramos a merced de cualquier calamidad. El centramiento o alineación personal es muy importante, tanto para nosotros como para el planeta.

¿Por qué nuestro Yo cuántico puede resolver tan rápidamente?

Porque vive en un tiempo ralentizado, eso quiere decir que un minuto de nuestro tiempo, para él son días o semanas, de este modo tiene mucho más tiempo para resolver cualquier tema que le planteemos.

El estar en contacto con nuestro Yo cuántico, es un principio vital. Esto quiere decir que todos, lo realizamos, lo necesitamos para vivir.

Así como la luz tiene momentos de imperceptibilidad, nosotros también tenemos estos momentos de discontinuidad. ¿Qué ocurre en estos momentos? En estos momentos nos ponemos en contacto con nuestro Doble, pero no somos conscientes de ello.

Vivimos a tres velocidades:

  • Un velocidad superlenta –lo que consideramos el pasado- porque va tan lento que ya ha pasado para nosotros.

  • Otra velocidad, la del ahora –de la que somos plenamente conscientes- y en la que tenemos que centrarnos.

  • Y una tercera velocidad –la del futuro-, que transcurre tan rápidamente que no la podemos percibir.

Nuestro Yo del pasado no nos puede percibir a nosotros, porque nosotros vamos super ràpidos para él. Nosotros no podemos percibir a nuestro Yo del futuro porque él va super rápido para nosotros y nosotros vamos super lentos para él, por lo que tampoco él nos puede percibir.

Tenemos tres coches: el primero circula a 30 km/hora (pasado), otro viaja a 300 km/hora (presente), por lo que no puede ver al primero porque va  muy lento. Y un tercer coche que viaja a la velocidad de la luz, imposible que vea a los otros dos y que los otros dos lo vean a él.

Estos tres coches que circulan a tres velocidades diferentes, nos representan a nosotros viviendo a tres tiempos diferentes (pasado, presente y futuro).  Para establecer contacto uno con otro, nos enviamos “señales” que se manifiestan como intuiciones, sueños o premoniciones.

Cuando logramos realizar el contacto conscientemente con nuestro Doble o Yo cuántico, la vía de unión y comunicación con él es mucho más efectiva.

Si no somos capaces de captar estas señales, “mal vivimos”, porque estamos desconectados.

El saber que estamos conectados conscientemente a nuestro Doble, nos da la tranquilidad de que nuestra vida está dirigida por él y de que él se encarga de todo. Nosotros solo tenemos que depositarle nuestra confianza  y él nos guiará conscientemente, así aprenderemos a “ver, leer o sentir” las señales. Para ello es importante “apartar” la mente, ir más allá de ésta, trascendernos a nosotros mismos y estar atentos.

Los tiempos están revueltos, todo se está moviendo. Ahora es el momento de conectarnos con nosotros mismos, en todos los diferentes espacios-tiempos si queremos estar alineados para lograr realizar el “salto cuántico”, el gran salto dimensional que ahora tenemos la oportunidad de realizar, gracias  a las “aperturas temporales” que se están produciendo en estos momentos. Aperturas entre los tres tiempos de nuestro desdoblamiento: pasado, presente y futuro.

Ahora nos encontramos en el final de los tiempos, el final de un período de unos 25.000 años en los que hemos estado en oscuridad (guerras, catástrofes…). Desde diciembre del 2012, momento en el cual se produce la alineación de nuestro sistema solar con el sol central de la galaxia, empezamos a “ver la luz”. Ahora todo sale a la luz.  Ahora recibimos la luz directa de este Sol central de la galaxia, por eso es el momento de elevar nuestra conciencia y ver las cosas desde otro plano, desde un plano amplificado de conciencia y proceder a nuestra alineación personal. Si no realizamos esta alineación, volveremos a entrar en otro ciclo de otros 25.000 años en los que las aperturas se volverán a cerrar. Por eso ahora, es tan importante realizar esta conexión.

Susana Cano




VIAJES SAGRADOS

Publicado por la GHB el 28/03/2014

Un viaje Sagrado es un viaje a algún lugar que nos merece respeto y consideración por algo en especial. También se puede considerar Sagrado un viaje hacia el interior de uno mismo. Si bien es cierto que existen lugares “Sagrados”, lugares en que la energía por algún motivo es más fuerte, también es cierto que nuestro interior es “Sagrado” y que tener la oportunidad de contactar con nuestro interior es importante. Solo tenemos que aprender a escucharnos a nosotros mismos, a nuestros órganos y células y comunicarnos con ellos.

Sagrado significa: venerable, augusto, algo digno de respeto.

Los lugares sagrados, son lugares en los que se ha dedicado culto o admiración por algo venerable.

Realizar un viaje sagrado es realizar un viaje importante y digno de respeto para el que lo realiza. El solo hecho de pensar en ello hace que nuestras células eleven su nivel vibratorio.

Si muchas personas sienten lo mismo en ese lugar, el lugar va tomando cada vez más energía vibratoria de sacralidad, todo se va impregnando de esta energía y va tomando cada vez más fuerza.

Podemos hacer viajes sagrados sin salir de casa, como dice el Tao: “sin salir de casa podemos conocer el mundo”. Nuestro lugar sagrado es nuestro interior y podemos viajar a el, siempre que deseemos.

Si decidimos realizar un viaje a algún punto del planeta considerado como sagrado, lo será por el solo hecho de que nosotros lo consideremos así. Al transferirle la sacralidad al lugar, lo elevamos vibratoriamente y nosotros también elevamos nuestra vibración con él.

Podemos sentir la sacralidad en todo lo que nos rodea y el lugar se transformará en un lugar de bienestar y vibración superior. Si además también consideramos sagrado a todo ser vivo, la propia vida se convierte en sagrada y aprendemos a comunicarnos con aprecio y respeto con todo aquello que entra en nuestras vidas.

La comunicación a este nivel es muy profunda, es desde lo más profundo de nuestro ser hacia lo más profundo del ser de la otra persona. Esta otra persona capta nuestra vibración y se transforma automáticamente, dando ambas lo mejor de ellas mismas. 

Sentir veneración y respeto por todo lo existente, ya transforma la propia vida en Sagrada.

Susana Cano



APRENDIENDO a SER

http://www.abraxasnetwork.com/es/opinion-y-actualidad/desarrollo-personal-y-terapias/item/66-aprendiendo-a-ser

Si nos definiéramos como seres cuánticos eso significaría que estaríamos creándonos continuamente ya que el mundo cuántico es el mundo de las infinitas posibilidades. Toda una serie de posibilidades o de futuribles se despliega ante nosotros y solo se hace realidad aquélla posibilidad o aquel futurible al que le prestamos atención o que observamos. Está demostrado científicamente que lo observado cambia con el observador (ver artículo publicado por Pepe Campabadal en esta plataforma). Por lo tanto ¿no es básico tener cuidado dónde ponemos nuestra atención?

Viendo la vida desde una visión cuántica, ésta deviene en un sinfín de posibilidades. Nosotros somos libres de elegir aquélla que deseemos en nuestras vidas. Es decir nosotros elegimos la realidad. Pero ¿la elegimos de una manera consciente? ¿Cómo es nuestra realidad?

Realidad viene de relise (mente) y res (sustancia). ¿Qué es la realidad? Lo que nuestra mente hace con la sustancia (José Luis Parise), hacer real lo que pensamos.

Nuestra realidad es consecuencia de nuestros pensamientos. Creemos que sabemos pensar, pero según sea nuestra vida, podemos comprobar si nuestros pensamientos son adecuados o son tóxicos, en éste último caso estamos ensuciando nuestro cuerpo, nuestra realidad y en definitiva el planeta. El Doctor Len (Ho’oponopono) dice “nosotros nos estamos matando a nosotros mismos o alimentándonos adecuadamente según el tipo de pensamientos que tenemos”.

También cobra importancia las palabras porque “no es lo que entra en la boca, sino lo que sale de ella, porque lo que sale de la boca del corazón procede” dice la Biblia. Creemos que sabemos hablar pero ¿Son nuestras palabras armónicas o generan “guerras”?

¿Escuchamos nuestra voz interior? ¿Cómo son nuestros sentimientos?

Hemos de aprender a:

  • Ver
  • Pensar
  • Escuchar
  • Sentir y
  • Hablar

aquéllo que queremos crear.


Creemos que sabemos hacerlo. Cuando vamos al colegio nos enseñan a “prestar atención”, a “pensar” (pensamiento lineal), “escuchar” lo que nos dicen… y van limitando nuestra visión, nuestro pensamiento, nos perdemos en el mundo exterior que nos muestran. Nos hemos olvidado de que nuestro verdadero potencial está en nuestro interior.

Somos poderosos seres creando continuamente nuestra realidad. Podríamos decir que nuestra realidad se conforma diariamente según nuestros pensamientos, nuestra visión, nuestra escucha, nuestros sentimientos y nuestras palabras. Caminamos por el mundo, pensando, viendo, escuchando, hablando y sintiendo aquello que nos llega desde afuera, desde el orden impuesto exteriormente.

Ahora es el momento de empezar a ver, a pensar, a escuchar, a sentir y a hablar solo aquello que queremos; aquello que deseamos para nuestras vidas.

“Somos renovados por la renovación de nuestras mentes”. Ahora es el momento de la renovación, de crear nuestras vidas, de empezar a “ver”, “escuchar”, “pensar”, “sentir” y “hablar” solo aquello que deseamos para nuestra realidad. Entonces nos subimos a una nueva línea de vida en la que empezamos a observar las cosas desde:

La visión: ver “la realidad desde una visión interior”
La escucha: escuchar “nuestra voz interior”
pensar “en hacer a los demás lo que queramos que los demás piensen en hacernos a nosotros”
sentir “la vida en nuestras células” y acoger aquéllos sentimientos que son curativos y
hablar con las palabras apropiadas, armónicas “con las palabras del corazón”.

¿Por qué está cayendo todo?

Porque todo necesita una re-novación, una creación diferente, basada en principios diferentes. Principios que tratan la profundidad del Ser. En una comunicación clara y transparente, basada en estructuras horizontales (sin líderes ni estructuras verticales). Ahora es la cohesión del grupo, en pensamiento, palabra y obra, volviendo a hacer “honor a la palabra”.
Esta nueva creación está basada en el SER, no en el TENER. ¿Qué es más importante: lo que tengo o lo que soy? Si nos permitimos sentir por un momento estas palabras SER o TENER podemos observar como el Tener es una palabra vacía. Sin embargo la palabra SER está llena de vida. Al decir SOY todo mi ser se llena de una “alegría interior”, todo mi ser se llena de colores en un estallido de nueva vitalidad con tonalidades de brillo y claridad.

Cuando nos reconocemos como “Seres”, vamos a la profundidad. En la profundidad podemos cambiar nuestra manera de ver, pensar, escuchar, sentir y hablar. Es como dar una capa de pintura y renovarnos interiormente. Con esta renovación enviamos frescura y salud a todas nuestras células, ellas aumentan su vibración y eliminamos todas aquellas cosas que  ya no están en esta nueva frecuencia.  Para ello es necesario mantener una mente abierta y desestructurada, guardando nuestro silencio interior, así damos paso a nuestra presencia interior.


Así aprendemos a Ser, renovándonos continuamente con la renovación de nuestras mentes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario